SINOPSIS

LUZ DE INVIERNO está formada por tres historias independientes, cuyos personajes no sólo comparten una situación social similar y un mismo ámbito, como son los asentamientos de la periferia, sino también una misma mirada ante la vida y el valor del éxito en nuestra sociedad latinoamericana. En las tres historias aparece una misma problemática, aunque planteada de distinto modo: la necesidad de vivir de acuerdo a los valores de la propia identidad, frente a un mundo cada vez más individualista. En cada historia, los personajes viven el costo de perder sus afectos, por desear pertenecer a un mundo de progreso que los ignora. Aunque parezcan perdedores a los ojos de los demás, ellos elegirán el éxito menos evidente, tal como lo vienen haciendo silenciosamente millones de personas a lo largo y ancho del planeta.

PRIMER PREMIO

PRIMER PREMIO del Concurso Nacional de Guiones para Largometrajes del Interior del País, organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).


LAS HISTORIAS

La estructura general de LUZ DE INVIERNO es circular. El film comienza y termina con una imagen equivalente, una casa, que da una clave importante para ver la película: que en nuestra realidad latinoamericana son muy débiles las fronteras entre ficción y realidad, entre la apariencia del cultivo de una imagen y la cultura que subyace, entre el éxito socialmente establecido y el éxito oculto del amor de una familia unida, de la libertad o de vivir solidariamente. Además, por tratarse de tres relatos independientes, que al combinarse producen puntos de contacto en escenas en que los personajes de las distintas historias se cruzan naturalmente. La estructura circular del guión favorece a crear un único mundo, enriquecido por la diversidad de los relatos.


Una humilde familia de jornaleros compuesta por el padre, la madre y tres hijos, se ganan un auto 0 km "último modelo" en una rifa de la televisión. El vehículo cambia la monotonía de sus días. Pero la alegría del premio dura poco, ya que la falta de dinero para la nafta, les impide usarlo.




Un matrimonio sin hijos, él un empleado público de poco carácter, y ella, una ama de casa enérgica que quiere progresar y mejorar su modesta forma de vida. Viven en un barrio que nace en las laderas de un cerro, en las periferias de la ciudad. Habitan una casita prefabricada de madera, sus vecinos son humildes y se asientan en la villa como mejor pueden. Cerca de su casa vive una pobre Abuela que cuida sola de su nietito, sin recursos ni trabajo. El matrimonio después de muchos sacrificios logra comprar una cantidad de ladrillos para comenzar a construir la galería. Al día siguiente de recibir los ladrillos, que apilan en la entrada de la casa, descubren que alguien les robó unos cuantos. Los robos se suceden día tras día sin que la pareja pueda descubrir al autor. El perro no ladra, y el ladrón además usa la carretilla de la propia casa. Las pocas huellas dejadas se pierden en la calle de tierra. Todo el barrio se convierte en sospechoso.



El dueño de una relojería y su empleado, el relojero, pasan sus días monótonamente. El relojero vive solo en una pensión barata, a lo largo de toda su vida no hizo otra cosa que arreglar mecanismos de relojes. Su vida se reparte entre los conocidos del bar y el trabajo cada vez más escaso, pues ahora todos usan relojes descartables y baratos. A la relojería llega un viejo mendigo que entabla una extraña relación con el relojero. Todos los días el viejo llega y el relojero, a pesar de sus rezongos, no puede negarse a darle unas monedas. Cierto día el viejo no aparece más y es aquí donde el relojero comienza su extraña búsqueda.

ALEJANDRO ARROZ


Productor, guionista y director nacido en Salta.Estudió cine en el Centro de Estudios Cinematográficos de Buenos Aires y realizó además varios seminarios internacionales de perfeccionamiento con destacados realizadores audiovisuales entre los que se cuentan Edín Vélez, videoartista de Puerto Rico, Lourdes Portillo, cineasta mexicana y Marc Axelrod guionista de EE.UU.


Miembro fundador de YACORAITE FILM, cooperativa que produjo los films LA ULTIMA SIEMBRA  y LA DEUDA INTERNA de Miguel Pereira, Oso de Plata, en el Festival Internacional de Cine de Berlín 1988, entre otros muchos reconocimientos.


Sus producciones participaron de numerosas muestras nacionales e internacionales y por el guión de las series documentales LAZOS Y TIERRA FIRME gana Primeros Premios del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. En 1999 la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) le concede el Primer Premio al Mejor Programa de Documentales de Argentina por la serie TIERRA FIRME, compitiendo en la categoría máxima.


En el año 2000 crea el taller Anual de Cine en Salta, que tiene como objetivo la formación de técnicos para largometrajes. El Taller es la primera experiencia de enseñanza cinematográfica en Salta. Los integrantes del Taller han realizado el cortometraje AL FINAL DEL PASILLO, invitado a participar ene l Festival Internacional de Cine de ar del Plata, y el documental SIKURIS EN PUNTA CORRAL, invitado a participar en el Festival Internacional de los Tres Continentes y en la Muestra de Cine Documental Argentino de Berlín. Como culminación del Taller participaron de la producción de los largometrajes LUZ DE INVIERNO Y PALLCA.


PACT
Producciones Alternativas de Cine y Televisión


En 1991 funda PACT, Producciones Alternativas de Cine y Televisión, produciendo 30 documentales sobre la realidad social y cultural del noroeste argentino. Recibe apoyo de la Fundación Antorchas, del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, y de la Secretaría de Cultura de la Nación entre otros. Los trabajos se emiten en canales de televisión de Argentina y España.
En reconocimiento a su labor en favor de los Pueblos Originarios, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) auspicia su obra en el año 1993 y es acreditado para participar de la Conferencia Mundial en Contra del Racismo, la Xenofobia y la Discriminación (WCAR) realizado en Durban, Sudáfrica.


Sus producciones participaron de numerosas muestras nacionales e internacionales y por el guión de las series documentales LAZOS y TIERRA FIRME gana Primeros Premios del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. En 1999 la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) le concede el Primer Premio al Mejor Programas de Documentales de Argentina por la serie TIERRA FIRME, compitiendo en la categoría máxima.


En el año 2000 crea el Taller Anual de Cine en Salta, que tiene como objetivo la formación de técnicos para largometrajes. El Taller es la primera experiencia de enseñanza cinematográfica en Salta. Los integrantes del Taller han realizado el cortometraje AL FINAL DEL PASILLO, invitado a participar en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y el documental SIKURIS EN PUNTA CORRAL, invitado a participar en el Festival Internacional de los Tres Continentes y en la Muestra de Cine Documental Argentino de Berlín. Como culminación del Taller participaron de la producción de los largometrajes LUZ DE INVIERNO y PALLCA.

CARLOS HUGO APARICIO


Nació en La Quiaca (Prov. de Jujuy-Argentina) el 20 de Junio de 1935.


Vive en Salta desde 1947. Entre otros muchos galardones obtuvo el Premio Regional de Literatura, Secretaria de Cultura de la Nación. Primer Premio Certamen Provincial Poetas Éditos y el Segundo Premio Nacional de Literatura, Secretaria de Cultura de la Nación.

“Un clima tenso, dramático, por momentos crispado, dominan los relatos de Aparicio desde sus mismos comienzos y, a medida que la acción avanza va creciendo inexorablemente hasta estallar en remates de impecable efecto. Así, las dos líneas mayores de la tradición cuentística occidental - la del final sorpresivo codificado por Poe y la de creación de atmósfera que bien ejemplifica Chéjov – se ensamblan en estos textos de modo magistral, con un registro que mantiene alerta e inquieto al lector a la vez que lo desafía rompiendo toda posible complicidad.

Lejos de cualquier amable cuadro costumbrista, la narrativa de Aparicio, lacera, subvierte, demuda.”

Jorge Lafforgue.



Carlos Hugo Aparicio sostiene: "para mí la función social de la literatura, de todo el arte, es dar vida que no muera; dar con belleza y emoción vida inmortal; dar más vida a la vida del hombre en su carga de amor y de muerte. Eso sería el primer e insoslayable compromiso de la literatura, su propio logro de belleza y emoción. A ese compromiso, pienso y siento ahora, debe necesariamente acompañar su compromiso ético con su medio y su tiempo. Conviene reiterar: lo que hace perdurable a una obra literaria es su belleza interior, su íntima vibración imposible de explicar, su escritura para un tiempo y un espacio propios, fuera de los convencionales. Pero también una obra literaria es expresión de quien vive y convive, que habita un tiempo y un lugar determinado de los que debe ser no sólo testigo crítico, sino partícipe solidario." 

Reportaje de Martha Grondona.

FICHA TÉCNICA

ALGUNAS CRÍTICAS




.“En el largometraje Luz de invierno, el realizador Alejandro Arroz engarza tres excelentes relatos del escritor salteño Carlos Hugo Aparicio que reflejan la vida interior de los barrios marginales a través de sus personajes. No hallaremos el ritmo trepidante a que nos acostumbró el cine argentino más conocido aquí: el tempo narrativo fluye lento como la vida provinciana y aún más, como la desesperanza y la grisura de quienes arrastran la miseria y la desilusión. El sonido, un entramado de ruidos cotidianos y rotundos silencios (rotos por sólo dos instantes musicales), acentúa esa sensación desolada que se propuso el filme. Otro tanto sucede con la fotografía, ejecución magistral que rosa permanentemente el expresionismo y cuya luz subraya la vida de ese segmento social de la Argentina actual. Por su conmoción realista, la fotografía asume el rol de denuncia social.”




OMAR FELIPE MAURI
Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC),
Premio Nacional de Literatura. Cuba




“La película de Arroz, filmada en Salta, con actores, técnicos, músicos, vestuaristas y paisajes salteños, es un cuarto con tres ventanas.”
“Historias contemporáneas que, a su manera, describen ese afán que tenemos los seres humanos de conservar intactos la soberbia y el orgullo aun cuando el barco se hunde. Y también esa capacidad casi milagrosa de corregir la mirada sin que cambien los ojos.”

MARIA FERNANDA ABAD
Jefa de la Sección Espectáculos. El Tribuno. Salta.

 


“Es una película con muchos silencios, pero silencios cargados de significación. Cuando los actores callan, la cámara sigue hablando, dando guiños al espectador (hay un cameo de Arroz y también de Aparicio), cargado de sentido algunas escenas (a veces mediante homenajes que el espectador debe descubrir), anticipando que va a pasar en otras.” “Eso es lenguaje cinematográfico”




DANIEL MEDINA
           Semanario Apoderarte. Salta


“Sentí mucha emoción porque LUZ DE INVIERNO expresa perfectamente el ambiente de la realidad y de los cuentos de Aparicio, con el mismo espíritu y el mismo tono. La estructura circular y la relación entre los tres cuentos gracias al personaje del relojero me parecen excelentes para hacernos apreciar los distintos finales dentro de episodios de una vida parecida.”




GENEVIÈVE DESPINOIS
            Doctora en letras, especialista en la obra de Aparicio.
            Toulousse. Francia.



"El espectador va descubriendo, a medida que avanza el film, como se puede hacer arte del diario vivir y juega a descubrir en cada plano a gente común, que conoce de la vida, de las calles de Salta, por que es un cine genuinamente local. Con nuestras costumbres, nuestra música, nuestro modo de hablar... que nos habla directamente al corazón de los grandes temas de la humanidad: la soledad, la familia, el amor, las apariencias, la compasión, la miseria... y el humor."




PATRICIA PATOCCO
Semanario de Arte Artenautas. Salta




“La dimensión dramática surge de esos rostros y esos atuendos, no se dice ni declama, apenas se actúa. Personajes-arquetipo en un espacio que insiste en recortarse transparente, alejado de la sordidez que a menudo muestra el arte de denuncia.”


“Cineasta-pintor, Arroz avanza sobre el texto literario sin traicionarlo pero creando un inusitado mundo de luz que muestra la pobreza con una dimensión de ternura que la alejas de toda visión tremendista y tortuosa.”


“Poesía de luz, este film, fresco de luz, mirada novedosa sobre la realidad social, una mirada si no esperanzada, humana.”


“Esta película va más allá de lo meramente sensorial, cava en la intuición profunda del artista que atisba el paisaje humano enmarcado en el inconmensurable universo.”


LILIANA BELLONE
Poeta, narradora, ensayista.
Premio Casa de las Américas de Cuba 1993.












"Alejandro Arroz eligió contar historias de la marginalidad, a partir de personajes que son marginales. No se trata de aquellas historias en las que las drogas o la delincuencia son protagonistas, si no de la de personas honestas que hacen cosas positivas. “Sí, si querés llamarlas positivas, ponelo así”, confesó durante una charla con LA GACETA. El largometraje que presentó aquí, “Luz de invierno”, fue visto por más de 600 personas, y tuvo gran repercusión."




ANTONIO FERRONI
La Gaceta de Tucumán.



“Historias conectadas de una manera magistral, manteniendo a cada momento el interés del espectador por cada una de las historias que tienen finales que desconciertan, pero que dejan un mensaje profundo acerca de los valores y los sentimientos de personas simples.” Valió la pena esperar, porque Alejandro Arroz con buenas fotografías, buen sonido y un guión destacable, nos demuestra con su filme que todo se puede lograr con empeño y sobre todo, con amor a la tierra en la que se habita.”


SANDRA LETICIA DIAZ
 El Pregón de Jujuy



"Arroz nos pide que prestemos los ojos a las criaturas de Aparicio que, escapadas de un cuento-libro, nos miran desde la pantalla, sin surrealismos y efectos sicologístas, nombrando algo de su especialidad: el propio deseo de estar en el tiempo de la esperanza. Hay un personaje en la película “Taxi Driver” (1976) que lanza el interrogante “¿está hablándome a mi? Parecidas a eso, las soledades y la estética de Luz de Invierno buscan contener la palabra de devolución de cada espectador."



RODOLFO CEBALLOS
El Tribuno. Salta.